¿COMO conquistar a una mujer llanera?

Actualizado: 20 de dic de 2020

No hay nada más incómodo que no saber cómo reaccionar a las costumbres de una persona del llano. Siendo yo misma llanera de nacimiento, viví en varias ciudades y entiendo perfectamente esta sensación.

Hacer una regla común a todas las llaneras es un reto: nuestro mestizaje, nuestra energía y sobre todo lo que nos hace tan únicas, nuestra manera llanera de ver el mundo. Para explicarte, debo primero llevarte a nuestra historia y orígenes, durante la conquista española nuestra riqueza cultural y genética viene de los andaluces, los indígenas autóctonos y los palenqueros. Una etnia típica de la región nace gracias al comercio de los hatos y del trabajo de llanero en ellas. Desafortunadamente, debido a las grandes superficies de las tierras, la falta de una educación homogénea, leyes legítimas y una unidad económica hace de los llaneros un pueblo humilde y supersticioso que obedece a una economía local regida por el dueño del hato. Esto explica que los hombres y mujeres valientes que trabajan largas jornadas y que se convierten en semi-nomadas tengan que hacer todo tipo de labores. De allí nace, una igualdad de género en termino de hecho, pero solamente los caracteres fuertes de cada una de las llaneras nacidas van a forjar ese mito en el subconsciente de nuestra sociedad actual.


Ahora bien, si te encuentras en el punto de conocer una linda llanera puedo decirte que es tu dia de suerte. Una llanera es muy comúnmente conocida como una persona de carácter honesto y por eso confundida por alguien de carácter fuerte. Son mujeres que generalmente se comunican muy bien y gracias a eso no se quedan estáticas después de eventos capitales, lo que burdamente llamaría yo una mujer “resistente”.


Si tienes la intención de llevarla a almorzar o a cenar y te encuentras en Villavicencio o Yopal no la lleves a asaderos de carne que, aunque sean deliciosos es un momento de familia. La carne se come con la mano directamente y no es una de las maneras más románticas para conversar. Si quieres primero llévala a un lugar donde se puedan tomar una copa antes de llevarla a cenar. Cuando tengas más confianza con ella, invítala a pasar un día de relajación a las Termales Aguas Calientes en donde es una tradición para muchas de las parejas llaneras.


Nuestras múltiples leyendas orales que nos acompañan, no solamente se encuentran en las aulas de clase sino en nuestras manifestaciones culturales también. La mayoría de llaneras saben bailar zapateado y con tanta delicadeza como una cayena (y si no lo sabes es la flor más popular en el llano colombiano). A la más grande mayoría, nos ensenan a bailar para el joropodromo o cualquiera que sea el evento de joropo local. Tenemos la suerte de haber podido aprender un instrumento sin leer las partituras y de cantar nuestras canciones que describen el día a día. Excepcionales son las que lo hacen contrapunteando, quienes tienen la habilidad de hacerlo con rapidez y astucia frente a feroces contrapunteadores.


Con la falta de presencia del gobierno en los llanos colombianos y los múltiples crímenes de guerra contra nuestro género, las mujeres se desplazan a ciudades o pueblos donde tienen más seguridad física, tienen mejores oportunidades de educación, empleo y en consecuencia encuentran un equilibrio económico. Nuestra identidad no se pierde, se adapta a las nuevas condiciones de los niveles de vida actuales. Es una oportunidad de descubrir a través de los ojos de una persona con orígenes tan diversos, el resultado de cientos de años pasados. Las mujeres llaneras no son fáciles a conquistar o si lo aparentan, deben serlo por la necesidad de sus condiciones económicas (ten cuidado si estas en este caso), somos en nuestra gran mayoría mestizas, trabajadoras, con muy buen sentido del humor y en su mayor parte orgullosas. Tenemos curvas fuertes y nos vestimos de colores vivos adaptado el clima y la naturaleza abundante de nuestra tierra. Falta tan solo mirar nuestras madres y abuelas para saber lo fuertes que podemos llegar a ser, sin duda alguna las arrugas nos hacen más bellas y nuestras historias incluso más atractivas. La mujer llanera es auténtica lo que puede asustarte si no estás preparado a comentarios honestos, pero te asegura conversaciones interesantes y que te pueden hacer llevar una relación seria a lo largo del tiempo.


En caso de que te no entiendas su comportamiento, no hay ninguna pena y por el contrario mucha humildad en el hecho de reconocerlo. Ella te va a poder guiar en las turbias aguas de nuestras amplias creencias, allí encontraras la fina línea del orgullo en la que nos criaron y la necesidad de compartir esos delicados detalles que te iluminaran tu camino hacia ella. En un último consejo que quisiera dejar consignado para ti, mi lector, piérdete al menos una vez en tu vida en la amistad que te puede dar una llanera porque un día sabrás que la lealtad es una de las cualidades más grandes que vas a encontrar en ella.


#mujerllanera #mujercolombiana #metoo

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo